¡Qué ganas teníamos de anunciarlo! Hasta hace escasos días, el Método Cryptos solo ofrecía la posibilidad de realizar compra-venta de ciberdivisas Bitcoin, pero el interés creciente de los usuarios por este método y por las monedas virtuales nos ha permitido ampliar el catálogo con 4 nuevas criptomonedas: Ethereum, Ripple, Litecoin y Bitcoin Cash. En Goin trabajamos duro para que el usuario aprenda a adueñarse de su economía y logre alcanzar poco a poco la anhelada libertad financiera, por eso es para nosotros motivo de celebración que el público de Goin demande un servicio cada vez más completo que le permita ir ganando autonomía. ¡Esto sí son buenas noticias!

En el post de hoy vamos a explicar las características principales de estas nuevas criptomonedas para que el usuario conozca y valore cuáles son los puntos fuertes que próximamente podrían provocar un aumento de la demanda y, en consecuencia, del valor de cada ciberdivisa. Si has aterrizado en este post sin saber qué son las criptomonedas y cómo funcionan, echa un vistazo a la guía para principiantes que escribimos hace unos días. Ahora vamos a lo que hemos venido:

Nuevas criptomonedas Ethereum

Ethereum

Probablemente Ethereum es la segunda ciberdivisa más conocida después de Bitcoin. Su creador, Vitalik Buterin, la lanzó al mercado en 2015 tomando como referencia la tecnología de Bitcoin, pero aprovechando mejor las funcionalidades de su blockchain. Al igual que Bitcoin, el blockchain de Ethereum es público, está distribuido entre toda la red y almacena el historial de las transacciones de su criptomoneda, pero sobre todo:

  • La cadena de bloques de Ethereum permite crear aplicaciones descentralizadas (Dapps), lo que la convierte en una plataforma tremendamente atractiva para desarrolladores que quieren crear sus aplicaciones sin la molestia de lidiar con intermediarios ni los gastos que estos ocasionan.
  • En Ethereum se ejecutan contratos inteligentes cuya función es validar automáticamente dichos contratos cuando se cumplen ciertas condiciones que han sido predeterminadas. Por ejemplo, un contrato inteligente podría pagar 50€ a Laura si el 3 de agosto de 2020 entrega un informe de 15 páginas sobre el presupuesto anual de su empresa. Si todas estas condiciones se cumplen, Laura recibirá el dinero automáticamente. Estos contratos ofrecen comodidad, seguridad y un costo mínimo.
  • Tanto los código de programación de las aplicaciones descentralizadas como los contratos inteligentes se ejecutan gracias a la Máquina Virtual de Ethereum (EVM de las siglas en inglés), un software en lenguaje Turing capaz de resolver casi cualquier problema computacional.

Como ves, en realidad Ethereum no es el nombre de la moneda virtual, sino el de la red que la acoge. La criptomoneda se llama Ether (ETH), aunque a menudo se utilizan ambos términos indistintamente. Ether es 100% digital, descentralizada y se puede almacenar, intercambiar y vender de forma inmediata a cualquier usuario de cualquier parte del mundo. Pero en un sistema como Ethereum, Ether no solo ejerce de moneda digital, sino que también sirve para el pago de servicios informáticos en la red. Por ejemplo, si un usuario necesita hacer una cambio en su aplicación de Ethereum, debe pagar una tasa de transacción para que la red pueda hacer el cambio.

Estas son, grosso modo, algunas de las características más relevantes de Ethereum. Aunque el camino de esta plataforma no ha hecho más que empezar, ya se ha convertido en una de las más prometedoras y amenaza desde hace tiempo con destronar a Bitcoin.

Nuevas criptomonedas Ripple

Ripple

Ripple (XRP) se dio a conocer en 2013 de la mano de sus cofundadores Jed McCaleb y Chris Larse. Si hay algo que la diferencia de la mayoría de criptomonedas es que no está basada en una red blockchain, sino que funciona con su propia tecnología: el algoritmo de consenso del protocolo Ripple (RPCA), con el que valida las transacciones a partir de un consenso global de usuarios. Realmente este paso no difiere tanto de las validaciones de los mineros de Bitcoin, pero en lugar de basarse en blockchain, Ripple lo hace a través de su tecnología patentada.

Es importante tener claro que antes que una moneda digital, Ripple es una plataforma diseñada para realizar transacciones internacionales rápidas, seguras y económicas. De hecho, Ripple nace como solución para mejorar las transacciones entre bancos tradicionalmente considerados ineficientes por su lentitud y el elevado coste de sus comisiones. Una transacción en Ripple tarda entre 3 y 5 segundos en hacerse efectiva frente a los 10 minutos de bitcoin o los varios días de la banca tradicional. Además, se pueden realizar pagos con cualquier divisa (dólares, libras, euros, Bitcoin, etc.) por una comisión mínima unificada de $0.00001. ¡Sorprendente cuanto menos!

Esto es exactamente lo que da valor a Ripple y por lo que algunos bancos se están uniendo a esta red de pagos. El Banco Santander, entre otros, ya utiliza este tipo de tecnología para prestar un servicio mucho más eficiente a sus clientes.

Todo esto está muy bien, ¿pero cuál es la moneda digital de Ripple? La criptomoneda se conoce como XRP aunque en muchas ocasiones nos referimos a ella como Ripple. El propósito de esta es funcionar como mediadora en el cambio de monedas digitales y tradicionales. Es decir, que las criptomonedas Ripple pueden cambiarse por cualquier otra moneda o activo digital, ejerciendo como una especie de comodín.

Algo que la diferencia sustancialmente de Bitcoin es que no se obtiene mediante minería, sino que los 100 millones existentes ya están creados y es Ripple quien las libera a su antojo. Esto la convierte en la ciberdivisa más centralizada de entre sus compañeras, algo que va en contra del espíritu de las monedas digitales.

No sabemos aún qué proyección tendrá Ripple, pero desde luego cuantos más bancos se interesen por esta plataforma, más probabilidades hay de que aumente el valor del XRP. Recomendamos no quitarle el ojo de encima.

Nuevas criptomonedas Litecoin

Litecoin

Litecoin (LTC) es una criptomoneda creada por Charlie Lee allá por 2011, y a diferencia de las dos que hemos presentado anteriormente, esta tiene muchas, pero que muchas características en común con Bitcoin. Su funcionamiento en blockchain es exactamente el mismo, sin embargo, algunas de las diferencias que la desmarcan son:

  • Los bloques de Litecoin se generan hasta 4 veces más rápido (uno cada 2’5 minutos aprox. frente a los 10 minutos de Bitcoin), por lo que en un mismo periodo de tiempo, Litecoin genera más transacciones y más baratas que Bitcoin. Eso sí, dichas transacciones son de menor valor, ya que Litecoin fue diseñada para complementar a Bitcoin como un sistema digital de pagos de estar por casa y eficiente en operaciones cotidianas de menor tamaño.
  • Ambas criptomonedas tienen un número limitado de existencias, pero Bitcoin llegará a un máximo de 21 millones disponibles mientras que Litecoin alcanzará los 84 millones (cuatro veces más que la otra).

A pesar de que Litecoin siempre se ha movido en valores muy bajos, muchos la ven como la divisa del futuro y esperan que su valor aumente progresivamente. Al ser una moneda de suministro limitado, es posible que su escasez motive a un aumento de la demanda, pero todo está por ver.

Nuevas criptomonedas Bitcoin Cash

Bitcoin Cash

El éxito de Bitcoin y el tamaño limitado de sus bloques a 1 MB ha condenado al gigante a una sobrecarga de transacciones que ha saturado el propio blockchain. Las consecuencias están siendo atrasos de horas en la validación de transacciones que deberían solucionarse en pocos minutos. Hace tres años, la comunidad Bitcoin se reunió para poner remedio a este problema, pero al no llegar a un acuerdo, hubo un grupo que se desvinculó de Bitcoin y creó Bitcoin Cash el verano de 2017.

El software de Bitcoin Cash nació con la expresa intención de poner remedio a estas limitaciones y por ello aumentó su tamaño de bloque a 8MB. A día de hoy, este sistema funciona exactamente igual que Bitcoin, pero procesando más cantidades de transacciones en menos tiempo y por tarifas más reducidas. Además, su proceso de minado también es más asequible y esto ha animado a muchos mineros a abandonar al padre de las criptomonedas para dedicarse a Bitcoin Cash.

Esta modesta ciberdivisa es aclamada por haber cubierto las carencias de Bitcoin y muchos creen que podría acabar reemplazándolo, pero la realidad es que esta no es más que una alternativa entre las tantas que surgieron a partir de Bitcoin con la intención de superarlo. Si hay algo claro en todo esto es que Bitcoin asentó las bases de un sistema revolucionario que aún tenía mucho que mejorar. Las nuevas criptomonedas lo han tomado como referencia directa y han hecho las aportaciones que han creído necesarias para satisfacer las exigencias actuales de la red. Quién se llevará la porción más grande del pastel aún está por ver.

¿Y ahora qué?

Ahora que has realizado tu primer acercamiento a las nuevas criptomonedas de Goin es el momento de:

  • Seguir ampliando más y más información al respecto. Como hemos repetido en varias ocaciones, las criptomonedas son activos tremendamente volátiles, cuyo valor puede variar de un momento a otro y ocasionarnos pérdidas y ganancias repentinas. De acuerdo, ahora que conocemos y asumimos las reglas del juego iremos más allá y consideraremos que la formación y el conocimiento profundo de las nuevas criptomonedas ayuda a minimizar riesgos y a ser más hábiles en la toma de decisiones. Además, es aconsejable mantenerse informado y al día de las noticias que afectan directamente al valor de las ciberdivisas.
  • Descarga la app de Goin si aún no la tienes y empieza hoy mismo a adquirir las nuevas criptomonedas que hemos seleccionado especialmente para ti. Recuerda que en Goin la compra mínima para obtener ciberdivisas es de 35€ y la venta de 26€. Para conocer más información acerca del Método Cryptos que te permitirá comprar nuevas criptomonedas en Goin, lee el artículo en el que explicamos su funcionamiento al detalle.

¡Bienvenido/a al universo criptos!